Macanudo de Liniers

Macanudo de Liniers
"¿Y si no fuésemos otra cosa que los brazos de una voz?" Decir. Maliyel Beverido

viernes, 30 de septiembre de 2016

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Poema de Wislawa Symborska


Wislawa Szsymborska (1923-2012, Polonia)

Las tres palabras más extrañas

Wislawa Szymborska


Cuando pronuncio la palabra Futuro,

la primera sílaba pertenece ya al pasado.

Cuando pronuncio la palabra Silencio, lo destruyo.

Cuando pronuncio la palabra Nada,


creo algo que no cabe en ninguna no-existencia.


Ayotzinapa, la herida abierta



Durante la marcha de los padres al cumplirse dos años de la desaparición forzada
de sus hijos. #Faltan43. Foto: Los Ángeles Times





A continuación, les comparto una reseña hecha por Miguel Pérez, quien nos habla sobre el libro “Ayotzinapa. El rostro de los desaparecidos” de Tryno Maldonado. Es fundamental hacerlo, porque como escribió Maldonado: "Olvidar Ayotzinapa sería la señal definitiva de que como país nos hemos deshumanizado a tal grado que crímenes de lesa humanidad, como los que vemos tan a menudo en nuestro entorno, ya no nos perturbarán más, sino que simplemente se sumarán a un nuevo índice de cifras frías e impersonales de desaparecidos, de rostros anónimos, de nombres de asesinados."


Reseña Ayotzinapa El rostro de los desaparecidos

Pareciera que ya hemos llegado al hastío con el tema. Pareciera que los opinólogos pro-normalista y anti-normalistas ya nos colmaron el plato.

Me da la impresión que las declaraciones burdas, indolentes y contradictorias de las autoridades, nos hartaron y sin sorpresa nos han orillado a la indolencia, al desinterés. A la falta total de empatía por los jóvenes, por los más pobres, por los marginales, por los indígenas, por los demás mexicanos.
Ayotzinapa es una herida abierta aún. Es la exhibición de lo que sabemos pero preferimos callar: la complicidad entre el crimen organizado y el gobierno en todos sus niveles; la no impartición de justicia, el “tortuguismo” intencional del sistema, la indolencia de un gobierno y nuestra apatía por lo que ocurre a nuestro alrededor.

Declaraciones, notas y demás circulan todos los días tratando, sin éxito a pesar de todo, de que nos traguemos la imposible versión oficial, y pocos medios dan espacio a las opiniones expertas disidentes.

¿DE QUÉ TRATA AYOTZINAPA DE TRYNO MALDONADO?

Tryno Maldonado. Ayotzinapa, El rostro de
los desaparecidos. Editorial Planeta, 2015
Es por eso que “Ayotzinapa. El rostro de los desaparecidos” (Planeta 2015) es un testimonio necesario para comprender que pasó con los estudiantes de la Escuela Normal Rural “Isidro Burgos” de aquella localidad guerrerense.

Tryno Maldonado (Zacatecas, 1977) hace eco de los testimonios de los sobrevivientes, sus compañeros y los padres de los jóvenes levantados aquel día. Tryno deja la comodidad del escritorio y se transporta a la Normal en donde a lo largo de varios meses convive con los estudiantes, trabaja con ellos en un taller de escritura y da forma a los recuerdos de lo ocurrido a los jóvenes.

Traza el retrato de aquellos que hoy por hoy no sabemos dónde están, les da voz. Comparte el dolor de los familiares, la incertidumbre, el acoso y los reveces. A veces la narración se vuelve cruel, grotesca, pero la realidad de lo ocurrido lo es también.

Tryno nos presenta un testimonial escrito de forma fluida, clara, nos entrega un trabajo honesto y muy humano. Quizá uno de sus mejores trabajos.

*Maldonado es además autor de las novelas “Viena roja” (Joaquín Mortiz), “Temporada de caza para el león negro” (Anagrama), “Teoría de las catástrofes”, y del libro de relatos “Metales pesados” (ambos publicados por Alfaguara). Como editor fue responsable de la antología de cuentos “Grandes Hits. Volumén I” de Editorial Almadía.


**Puedes seguir a Tryno y leer sus colaboraciones en diferentes medios en su twitter: @tryno

***Para conocer más sobre el caso Ayotzinapa, también recomiendo leer:

Mónaco, Paula. Ayotzinapa. Horas eternas. Ediciones B, 2015.
Gibler, John. Una historia oral de la infamia. Los ataques contra los normalistas de Ayotzinapa. Grijalbo Sur+, 2016.

Para despedirme y a dos años de la desaparición forzada de los estudiantes de la Normal Rural "Isidro Burgos" de Ayotzinapa, comparto el video en donde el escritor Tryno Maldonado da su opinión sobre el tema:







La ciudadanía se sumó al reclamo de los padres de los 43 jóvenes desaparecidos
desde el 26/sep/2014. La gente sigue preguntándose: ¿dónde están? Foto: Tryno
Maldonado, 26/sep/2016. CDMX




jueves, 15 de septiembre de 2016

Lo que encierra la memoria. (Elena Garro. Poema)




En la memoria

Elena Garro


En la memoria
hay rastros de serpientes
jeroglíficos trazados en jardines
palabras secretas en la arena
guedejas de caminos que se encuentran
el porvenir escrito en signos
y en el centro del laberinto, tu nombre.

En la memoria
hay ventanas abiertas al perfil de la luna
paisajes minerales
ramas de pájaros
estrellas pegadas a los vidrios
ardientes soles
cayendo en la boca del infierno
oscuros visitantes
embozados en azufrosas capas
el círculo de una falda roja
y tus diez dedos inventando la tarde.

En la memoria
hay rejas y un brazo de mar
azul y solitario
abriéndolas, cerrándolas
en un ir y venir de espumas.

Un río que corre
árboles adentro de una biblioteca
unas palabras que navegan
sobre las mesas de un café
un puente abierto a los amantes
y un caracol acumulando cantos en la playa.

En la memoria
avanzas alta marea de llamas
y retrocedes sobre la quemada arena por tu paso.


México, miércoles 22 de diciembre de 1954




martes, 13 de septiembre de 2016

Instrucciones para no llorar

Daniel Sefami Paz, Sandra Lorenzano, Daniel Chávez y Pedro Ángel Palou. Foto tomada del
FB de Sandra Lorenzano. Agosto, 2016.

Instrucciones para no llorar

Pedro Ángel Palou

Para Sandra Lorenzano

1. Cierre todas las llaves de agua de la casa, porque el menor líquido derramándose o corriendo por la tubería puede despertar una nueva lágrima.

2. Piense en un traductor al que, de pronto, por qué sí, le da por vomitar conejitos. Piense en la vida de ese pobre hombre que tiene que regalarlos, ocultarlos, aventarse por la ventana. ¿Nada peor, verdad, que esos cientos de conejitos abandonados por las páginas de un libro de cuentos?

3. Frótese las manos con fuerza y póngaselas encima de los ojos, con los párpados cerrados. El calor tibio de las manos se sabe que puede ser balsámico.

4. Mientras se tienen los ojos cerrados recuérdese un momento de la infancia en el que, inevitablemente, se sonrío o se rió francamente a carcajadas.

5. Sonría entonces, con el recuerdo. O ríase estruendosamente.

6. Ahora abra los ojos lentamente y piense en todos aquellos que le quieren bien, que le recuerdan y que darían lo que fuera por ir corriendo a verla y darle un abrazo.

7. Sobre todas las cosas sienta el abrazo.


8. Si nada de esto funciona entonces abra la llave de la bañera, déjela llenarse y dese un largo baño, aunque esté lleno de lágrimas. Tarde o temprano se acabará el agua y podrá dormir tranquila.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Tetraedro de fuego. Poemas de Benito Taibo



Sabores

Benito Taibo

Si te pones a pensarlo bien,
no importa demasiado
qué contengan las latas,
ni tan siquiera
su fecha de caducidad,
impresa generalmente
en el fondo.
Se trata, de que ella
rubia, inalcanzable,
profesora de latín,
se corte ligeramente
el índice,
sangre.
Se trata, sin lugar a dudas
de, muy despacio sorberle
las gotas escarlata
que fluyan de la herida.
Después pueden cenar.
Y en una de ésas
vivir los dos juntos
para siempre.

***

Ajab

Benito Taibo

Yo era la sed
y tú pasaste a ser
todas las aguas.
Era el insomnio
y tú el mejor
de los sueños.
Era la angustia
y tú la placidez
y tú los ojos claros
y tú la extrañeza
de que pasaran todas
esas cosas.
Yo era la sombra
y tú el lugar de la luz,
yo era también
la tempestad
y tú
la tempestad
y así, con tempestades
espero que nunca
vaya a llegar la calma.


***


Tiempo compartido

Benito Taibo

Hoy, fui víctima
de una lucidez feroz.
Al levantarme
vi por la ventana
una ciudad gris,
oscura
tambaleante.
No hay agua en el baño
se me olvidó pagar el gas
la luz fue cortada
a finales de junio,
una mujer se marchó
con la cama.
Siempre que el teléfono
suena están equivocados.
Toso, me duelen los pies
las manos,
la sonrisa.
Me voy a acostar
en el sueño
a ver si sueño.


***

Certezas (1)

Benito Taibo

La certeza reside
en levantarse temprano
una mañana
y observar
que no ha cambiado nada.
Que la vida es impermeable
a la angustia
y que cualquier dolor
puede cambiarse
como en juego cartas

en el último instante.


Benito Taibo (1960) Periodista, poeta, novelista y ferviente promotor de la lectura. Divertido, apasionado, irreverente, entregado y obsesivo. En su producción literaria aparecen: Siete primeros poemas (1976), Vivos y suicidas (1978), Recetas para el desastre (1987) y De la función social de las gitanas (2002); para continuar como novelista con Polvo (2010), Persona normal (2011 y 2012), Querido Escorpión (2013), Desde mi muro (2014), en coautoría con Francisco Martín Moreno, Alejandro Rosas y Eugenio Aguirre: Los conspiradores y las vergüenzas de México (2014) y Cómplices (2015)



6 consejos para escritores (John Steinbeck)




Consejos para escribir (Carlos Fuentes)

Diez consejos de Carlos Fuentes para la escritura




1. Disciplina. Los libros no se escriben solos ni se cocinan en comité. Es un acto solitario y, a veces, aterrador. Es como entrar a un túnel sin saber si habrá salida.

2. Leer mucho, todo, vorazmente. La vida no te va a alcanzar para leer y releer todo lo que quisieras.

3. Relación entre tradición y creación. No hay nueva creación literaria que no se sostenga sobre la tradición, de la misma manera que no hay tradición que perviva sin la savia de la creación. El autor de ayer se convierte en autor de hoy, y el de hoy, en el de mañana. Es así porque el lector conoce algo que el autor desconoce: el futuro. El siguiente lector de Don Quijote será siempre el primer autor de Don Quijote.

4. La imaginación. “La loca de la casa”, abre con todas sus locuras todas las ventanas. Respeta a los vampiros que duermen en los sótanos. Levanta los techos de las casas. La imaginación vuela y sus alas son la mirada del escritor. Mira y sus ojos son la memoria el presagio del lector. La imaginación es la unidad de nuestras sensaciones lideradas. Es el as en que se reúne lo disperso […] Imaginar es trascender  o por lo menos darle sentido a la experiencia, es convertir la experiencia   en destino y salvar al destino con suerte de la simple fatalidad.

5. La importancia de la realidad literaria. No se limita a reflejar la realidad objetiva.  Añade algo que no estaba allí, enriquece y potencia la realidad primaria.

6. El tiempo en la literatura  transforma la historia en poesía y ficción. La literatura ve a la historia y ésta se subordina fatalmente porque la historia es capaz de verse a sí misma sin un lenguaje.

7. Publicada, la obra literaria ya no te pertenece.  Se convierte en propiedad del lector. También en objeto de la crítica y en un diálogo con la obra. La literatura es idéntica al instrumento de su crítica, que es su propio lenguaje; ni las artes plásticas, ni música, el cine, incluso el teatro sufren de esta incestuosa relación entre palabra creadora y palabra crítica.

8. No dejarse seducir por el éxito inmediato ni la ilusión de la inmortalidad. La mayoría de los best sellers de una temporada se pierden muy pronto en el olvido; el bad seller de hoy puede ser el long seller de mañana. Sé fiel a ti mismo y escucha la voz profundad tu vocación. Asume el riesgo tanto de lo clásico como de lo  experimental.

9. Posición social del escritor. El escritor cumple con una función social siempre, manteniendo vivas en la escritura la imaginación  y el lenguaje. Aunque no tenga opiniones políticas, el escritor, le plazca o no, contribuye a la vida ciudad con el vuelo de la imaginación y la raíz del lenguaje. No hay sociedad libre sin ella. No es fortuito que los regímenes totalitarios traten de silenciar a los escritores.


10. El décimo mandamiento está en tu imaginación y de todos los escritores  “de su palabra y su libertad”