Macanudo de Liniers

Macanudo de Liniers
"¿Y si no fuésemos otra cosa que los brazos de una voz?" Decir. Maliyel Beverido

jueves, 31 de marzo de 2016

Guiños Vila-Matianos







Frases:

*



*

*

*





Bouquet lírico de Octavio Paz





Hermandad

Octavio Paz

Soy hombre: duro poco
Y es enorme la noche.
Pero miro hacia arriba:
Las estrellas escriben.
Sin entender comprendo:
También soy escritura
Y en este mismo instante
alguien me deletrea.


***

Cuatro Chopos

Octavio Paz

Como tras de sí misma va esta línea
por los horizontales confines persiguiéndose
y en el poniente siempre fugitivo
en que se busca se disipa

—como esta misma línea
por la mirada levantada
vuelve todas sus letras
una columna diáfana
resuelta en una no tocada
no oída ni gustada mas pensada
flor de vocales y de consonantes

—como esta línea que no acaba de escribirse
y antes de consumarse se incorpora
sin cesar de fluir pero hacia arriba:

los cuatro chopos.

                                Aspirados
por la altura vacía y allá abajo,
en un charco hecho cielo, duplicados,
los cuatro son un solo chopo
y son ninguno.

                          Atrás, frondas en llamas
que se apagan —la tarde a la deriva—
otros chopos ya andrajos espectrales
interminablemente ondulan
interminablemente inmóviles.
El amarillo se desliza al rosa,
se insinúa la noche en el violeta.

Entre el cielo y el agua
hay una franja azul y verde:
sol y plantas acuáticas,
caligrafía llameante
escrita por el viento.
Es un reflejo suspendido en otro.

Tránsitos: parpadeos del instante.
El mundo pierde cuerpo,
es una aparición, es cuatro chopos,
cuatro moradas melodías.

Frágiles ramas trepan por los troncos.
Son un poco de luz y otro poco de viento.
Vaivén inmóvil. Con los ojos
las oigo murmurar palabras de aire.

El silencio se va con el arroyo,
regresa con el cielo.

Es real lo que veo:
cuatro chopos sin peso
plantados sobre un vértigo.
Una fijeza que se precipita
hacia abajo, hacia arriba,
hacia el agua del cielo del remanso
en un esbelto afán sin desenlace
mientras el mundo zarpa hacia lo obscuro.

Latir de claridades últimas:
quince minutos sitiados
que ve Claudio Monet desde una barca.

En el agua se abisma el cielo,
en sí misma se anega el agua,
el chopo es un disparo cárdeno:
este mundo no es sólido.

Entre ser y no ser la yerba titubea,
los elementos se aligeran,
los contornos se esfuman,
visos, reflejos, reverberaciones,
centellear de formas y presencias,
niebla de imágenes, eclipses,

esto que veo somos: espejeos.


***

Destino del Poeta
Octavio Paz

¿Palabras? Sí, de aire,
y en el aire perdidas.
Déjame que me pierda entre palabras,
déjame ser el aire en unos labios,
un soplo vagabundo sin contornos
que el aire desvanece.

También la luz en sí misma se pierde.


***

Decir, hacer

Octavio Paz

Entre lo que veo y digo, 
Entre lo que digo y callo,
Entre lo que callo y sueño,
Entre lo que sueño y olvido.
La poesía.
Se desliza entre el sí y el no:
dice
lo que callo,
calla
lo que digo,
sueña
lo que olvido.
No es un decir:
es un hacer.
Es un hacer
que es un decir.
La poesía
se dice y se oye:
es real.
Y apenas digo
es real,
se disipa.
¿Así es más real?
Idea palpable,
palabra
impalpable:
la poesía
va y viene
entre lo que es
y lo que no es.
Teje reflejos
y los desteje.
La poesía
siembra ojos en las páginas
siembra palabras en los ojos.
Los ojos hablan
las palabras miran,
las miradas piensan.
Oír
los pensamientos,
ver
lo que decimos
tocar
el cuerpo
de la idea.
Los ojos
se cierran
Las palabras se abren.






Discurso de Octavio Paz cuando recibió el Premio Nobel de literatura en 1990 (Dar click)


miércoles, 30 de marzo de 2016

Par de poemas sobre la pérdida



Tristes guerras

Miguel Hernández

Tristes guerras
si no es amor la empresa.
Tristes, tristes.
Tristes armas
si no son las palabras.
Tristes, tristes.
Tristes hombres
si no mueren de amores.
Tristes, tristes.

***


 Elegía

Miguel Hernández

Yo quiero ser llorando el hortelano,
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento
a las desalentadas amapolas.

Daré tu corazón por alimento,
tanto dolor se agrupa en mi costado
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado.
Un hachazo invisible y homicida.
Un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
Lloro tu desventura y sus conjuntos
Y siento más tu muerte que mi vida.


*Miguel Hernández, poeta español, fallecido a los 23 años en Alicante, en 1942. El 28 de marzo se cumplieron 74 años de su muerte.














Poesía por Ayotzinapa



Aterrizando en St. Louis, Missouri 

 Xánath Caraza


La misma noche que aterricé en St. Louis
se subastó el traje de león
de la película el Mago de Oz
esa misma noche al tocar tierra
la mujer junto a mí me preguntó
si St. Louis era mi último destino
ella no estaba segura de poder
llegar a su casa porque la calles
estaban tomadas
la noche que aterricé en St. Louis
mi vuelo llegó retrasado
la misma noche que aterricé en St. Louis
el aeropuerto estaba lleno de policías
con perros que olfatearon mi maleta
llena de libros, mis armas secretas,
la misma noche que aterricé
pensaba en el río Hudson
en los colores que absorbí
en ese otoño amarillo de hojas en la acera
de árboles de ginkgo en Brooklyn
pensaba en la noche de tormenta
en el cuarto piso donde el viento
aullaba frente al Hudson
y yo en pijamas escuchaba
hipnotizada sus ritmos
la misma noche que aterricé
en St. Louis me urgía llegar a casa
y escribir un poema
esa misma noche, en el aeropuerto
me pregunté si no estaba en Latinoamérica
donde ver pasar policías armados
en las calles es el pan nuestro de cada día
esa misma noche cerca de las 8 y media
Ferguson se llenó de llamaradas
esa misma noche algo dentro
de mí se rompió de golpe
esa misma noche sentí que eran
43 + 1
esa misma noche sentí
tristeza
la noche que aterricé
en St. Louis, Missouri
me recordó que la vida
no la tenemo comprada
que es frágil, que no es nuestra
que aquí estamos de paso
me recordó que soy afortunada
de escribir estas palabras
de tener el espacio donde
manifestarlas
me recordó que tengo una voz
que quiero usar apropiadamente
que tener un espacio como La Bloga
es un santuario en esta selva
esa misma noche pensé que diez
años eran 3,650 días y que en cada uno
de esos días Manuel, Lydia, Daniel,
Em, Melinda, René, Amelia, Rudy,
Ernesto, Olga y Xánath hacen posible
La Bloga, luego pensé, al atterizar en
St. Louis que esos 43 + 1 no estaban
que no estaban, que nunca leerían
mis palabras, que esa noche
que aterricé en St. Louis
hacía frío y que las imágenes
en el televisor de uno de los bares
frente a la sala E22 era de fuego puro
que era lunes 24 de noviembre
también pensé en una noche en
la playa, en una fogata tan grande
que alcanzara la luna
la noche que aterricé en St. Louis, Missouri
pensé en ti, Michael Brown, pensé en ti
pensé en ti, niño perdido, pensé en ti
pensé en ti,  43 + 1, pensé en ti
pensé en ti, en ti, en ti, pensé
en ti, en ti, en ti, ti, pensé
esa noche, al aterrizar.


Xánath Caraza (Xalapa) es viajera, educadora, poeta y narradora. Sus poemarios y libro de relato bilingües son Sílabas de viento/Syllables of Wind (2014), Noche de colibríes: Ekphrastic Poems (2014), Lo que trae la marea/What the Tide Brings (2013), Conjuro (2012) y Corazón Pintado: Ekphrastic Poems (2012). Escribe la columna “US Latino Poets en español”. Caraza también escribe para La Bloga y para la Revista Zona de Ocio. Enseña en la Universidad de Missouri-Kansas City (UMKC) y es miembro del Círculo de consejeros, Con Tinta, una organización literaria chicana/latina en Estados Unidos de Norteamérica.









lunes, 7 de marzo de 2016

jueves, 3 de marzo de 2016

No estaban solas


Por María José y Marina, por todas las víctimas de violencia de género, 
debemos exigir justicia.


"Ayer me mataron", la carta viral en memoria de las dos viajeras argentinas asesinadas en Ecuador


El texto de Facebook anima a levantar la voz contra la violencia a las mujeres

Está escrito en primera persona, aunque no habla por ella. Ayer me mataron es una carta que ha viralizado en Facebook, escrita en memoria de las turistas argentinas Marina Menegazzo y María José Coni, asesinadas en Montañita (Ecuador) a finales de febrero. La estudiante de Ciencias de la Comunicación Guadalupe Acosta, de Paraguay, invita con esta carta abierta, compartida más de medio millón de veces desde el martes, a colocarse en el lugar de las viajeras y a levantar la voz contra el machismo y la violencia a las mujeres.
Ayer me mataron se titula el texto de esta estudiante de Ciencias de la Comunicación de Asunción. "Peor que la muerte, fue la humillación que vino después. Desde el momento que tuvieron mi cuerpo inerte nadie se preguntó donde estaba el hijo de puta que acabó con mis sueños, mis esperanzas, mi vida. No, más bien empezaron a hacerme preguntas inútiles. A mí, ¿se imaginan? Una muerta, que no puede hablar, que no puede defenderse. ¿Qué ropa tenías? ¿Por qué andabas sola? ¿Cómo una mujer va a viajar sin compañía? Te metiste en un barrio peligroso, ¿qué esperabas?", escribe Acosta, que adjunta una imagen de las dos jóvenes argentinas asesinadas en Ecuador.

También esta otra publicación, de la página de Facebook Mujer al Volante, hace hincapié en el tratamiento mediático a la noticia sobre que las dos mochileras viajaban "solas". Ha sido compartido más de 42.000 veces:
La indignación por lo ocurrido se está expandiendo a varios países de Latinoamérica, mientras los familiares de las víctimas ponen en duda la versión oficial de las autoridades ecuatorianas, según la cual los dos detenidos por el crimen las conocieron y las llevaron a una casa donde supuestamente cometieron los crímenes. "Estamos prácticamente seguros que es algo de trata", ha afirmado Leticia Menegazzo, hermana de una de las víctimas. Y el presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha afirmado que, si la ley lo permite y es el deseo de las familias, el país aceptará la posibilidad de que forenses de Argentina investiguen el asesinato de dos turistas de ese país.

'Ayer me mataron denuncia la culpabilización de la mujer por ser víctima de violencia de género: "Cuestionaron a mis padres, por darme alas, por dejar que sea independiente, como cualquier ser humano. Al ser mujer, (el crimen) se minimiza. Se vuelve menos grave, porque claro, yo me lo busqué. Haciendo lo que yo quería encontré mi merecido por no ser sumisa, por no querer quedarme en mi casa, por invertir mi propio dinero en mis sueños", denuncia.

Desde su perfil en esta red social, Guadalupe Acosta también promociona un evento de Facebook que convoca a la gente a manifestarse en el centro de Asunción (Paraguay) pidiendo "verdad y justicia" para las turistas argentinas y denuncia la violencia contra las mujeres:

"Te pido que por mí y por todas las mujeres a quienes nos callaron, nos silenciaron, nos cagaron la vida y los sueños, levantes la voz. Vamos a pelear, yo a tu lado, en espíritu, y te prometo que un día vamos a ser tantas, que no existirán la cantidad de bolsas suficientes para callarnos a todas", dice Acosta al final de su texto.
A continuación reproduzco el texto completo: 

Ayer me mataron

Me negué a que me tocaran y con un palo me reventaron el cráneo. Me metieron una cuchillada y dejaron que muera desangrada.

Cual desperdicio me metieron a una bolsa de polietileno negro, enrollada con cinta de embalar y fui arrojada a una playa, donde horas más tarde me encontraron.

Pero peor que la muerte, fue la humillación que vino después.
Desde el momento que tuvieron mi cuerpo inerte nadie se preguntó donde estaba el hijo de puta que acabo con mis sueños, mis esperanzas, mi vida.
No, más bien empezaron a hacerme preguntas inútiles. A mi, ¿Se imaginan? una muerta, que no puede hablar, que no puede defenderse.

¿Qué ropa tenías?

¿Por qué andabas sola?

¿Cómo una mujer va a viajar sin compañía?

Te metiste en un barrio peligroso, ¿Qué esperabas?



Cuestionaron a mis padres, por darme alas, por dejar que sea independiente, como cualquier ser humano. Les dijeron que seguro andabamos drogadas y lo buscamos, que algo hicimos, que ellos deberían habernos tenido vigiladas.

Y solo muerta entendí que no, que para el mundo yo no soy igual a un hombre. Que morir fue mi culpa, que siempre va a ser. Mientras que si el titular rezaba fueron muertos dos jóvenes viajeros la gente estaría comentando sus condolencias y con su falso e hipócrita discurso de doble moral pedirían pena mayor para los asesinos.

Pero al ser mujer, se minimiza. Se vuelve menos grave, porque claro, yo me lo busqué. Haciendo lo que yo quería encontré mi merecido por no ser sumisa, por no querer quedarme en mi casa, por invertir mi propio dinero en mis sueños. Por eso y mucho más, me condenaron.

Y me apené, porque yo ya no estoy acá. Pero vos si estas. Y sos mujer. Y tenes que bancarte que te sigan restregando el mismo discurso de "hacerte respetar", de que es tu culpa que te griten que te quieran tocar/lamer/ chupar alguno de tus genitales en la calle por llevar un short con 40 grados de calor, de que vos si viajas sola sos una "loca" y muy seguramente si te paso algo, si pisotearon tus derechos, vos te lo buscaste.

Te pido que por mí y por todas las mujeres a quienes nos callaron, nos silenciaron, nos cagaron la vida y los sueños, levantes la voz. Vamos a pelear, yo a tu lado, en espíritu, y te prometo que un día vamos a ser tantas, que no existirán la cantidad de bolsas suficientes para callarnos a todas.







miércoles, 2 de marzo de 2016

Más de Poesía Fugaz



Grupo Voceras (Laura, Paula y Nadia), leen poesía en apoyo a la Universidad 
Veracruzana y el fomento a la lectura.


En la mañana del viernes 4 de marzo, el grupo Voceras, integrado por Laura Beverido, Paula Busseniers y Nadia Medina, presentará "Poesía fugaz", en defensa de la Universidad Veracruzana:

Nadia Medina lee poesía para apoyar a la UV y la promoción de la lectura.


11:30 hrs., explanada de la Unidad de Artes;

12:15 hrs., explanada de la Facultad de
Biología y Agronomía;

13:30 hrs., explanada de la Dirección General de Investigaciones (junto al Cafetal).



Paula Busseniers (de espalda), Nadia Medina (a la derecha) y Laura Beverido
leen poesía para apoyar a la UV y al fomento de la lectura.

Ojalá lo puedan presenciar.

¡Corran la voz!



Video de Alaide Ventura Medina.


martes, 1 de marzo de 2016

Poesía Fugaz


Paula Busseniers, Laura Beverido y Nadia Medina leyendo poesía en el mercado
Jáuregui de Xalapa.

En la mañana del miércoles 2 de marzo, el grupo Voceras, integrado por Laura Beverido, Paula Busseniers y Nadia Medina, presentará "Poesía fugaz", en defensa de la Universidad Veracruzana:


11:30 hrs., pasillos del Mercado Jáuregui;
12:00 hrs., pasillos del Mercado Galeana;
12:45 hrs., adentro del Mercado San José.

Ojalá lo puedan presenciar.
¡Corran la voz!








Las cosas que no hacemos (Andrés Neuman)



Andrés Neuman



LAS COSAS QUE NO HACEMOS

Me gusta que no hagamos las cosas que no hacemos. Me gustan nuestros planes al despertar, cuando el día se sube a la cama como un gato de luz, y que no realizamos porque nos levantamos tarde por haberlos imaginado tanto. Me gusta la cosquilla que insinúan en nuestros músculos los ejercicios que enumeramos sin practicar, los gimnasios a los que nunca vamos, los hábitos saludables que invocamos como si, deseándolos, su resplandor nos alcanzase. Me gustan las guías de viaje que hojeas con esa atención que tanto te admiro, y cuyos monumentos, calles y museos no llegamos a pisar, fascinados frente a un café con leche. Me gustan los restaurantes a los que no acudimos, las luces de sus velas, el sabor por venir de sus platos. Me gusta cómo queda nuestra casa cuando la describimos con reformas, sus sorprendentes muebles, su ausencia de paredes, sus colores atrevidos. Me gustan las lenguas que quisiéramos hablar y soñamos con aprender el año próximo, mientras nos sonreímos bajo la ducha. Escucho de tus labios esos dulces idiomas hipotéticos, sus palabras me llenan de razones. Me gustan todos los propósitos, declarados o secretos, que incumplimos juntos. Eso es lo que prefiero de compartir la vida. La maravilla abierta en otra parte. Las cosas que no hacemos.






Cuentometraje basado en el relato "Las cosas que no hacemos", de Andrés Neuman, perteneciente al libro "Hacerse el muerto", editado en Páginas de Espuma (2011) Voz del autor.